Una invitación para descubrir una cepa poco común en Portugal: Casa Ferreirinha Touriga-Fêmea

Aunque menos conocidas, desde hace mucho tiempo se cultivan en el Douro varias cepas que atestiguan la diversidad y el potencial de la región y que son el origen de vinos con una personalidad única. La Touriga-Fêmea es una de ellas. De ella existen menos de 40 hectáreas plantadas en Portugal, pero no por ello es menos característica de esta región demarcada.

Nacida del cruce, probablemente natural, entre Touriga Nacional y Malvasía Fina, Touriga-Fêmea es una verdadera «hija del Douro», también conocida localmente como Touriga Brasileña. De esta herencia genuina nace Casa Ferreirinha Touriga-Fêmea Tinto 2016, una «especialidad» que refleja la complejidad y la elegancia de los grandes vinos de la región y la voluntad de Casa Ferreirinha de crear referencias de excelencia, que dan a conocer la riqueza y exuberancia de las cepas que integran sus terroirs.

«Casa Ferreirinha Touriga-Fêmea es un vino vivo y elegante, que ha revitalizado una cepa tradicional, pero algo olvidada para la mayoría de los amantes de los vinos del Douro. Aunque menos común, esta cepa aporta a los vinos un carácter intenso y elegante, bien patente en este vino de 2016», señala Luís Sottomayor, el enólogo responsable de los vinos de Sogrape en el Douro.

Casa Ferreirinha Touriga-Fêmea Tinto 2016 envejeció durante dos años en barricas de roble francés y está listo para su cata, aunque se recomienda reservarlo, ya que se beneficiará con cinco a ocho años de envejecimiento en botella.

Mas noticias