Etiquetas llenas de historia

Santiago Ruiz fue un visionario de su tiempo, un hombre cuyos esfuerzos revolucionaron el modo en que se realizaban los vinos blancos gallegos. Inconformista por naturaleza, a finales de la década de 1970 buscaba una imagen para decorar sus preciosas botellas.

Hoy, nuestro vino Santiago Ruiz posee la que sin duda es una de las etiquetas más reconocidas en el mundo del vino. Un símbolo icónico que surgió a partir de un simple mapa, trazado para ayudar a los invitados a llegar a la boda de una de las hijas del fundador.

Una boda en una botella

Todo empezó en 1965 con una boda, la de Isabel, la hija mayor de Santiago Ruiz. Y con una necesidad: ayudar a los invitados a encontrar el lugar de la celebración, en una época en la que el GPS todavía no se había inventado. Utilizando una simple servilleta de papel como lienzo, Isabel esbozó a mano un mapa para ayudar a encontrar el camino a las bodegas de San Miguel de Tabagón.

Un pequeño detalle con el que su padre quedó encantado. Tanto que, años más tarde, en la década de 1980, decidió que esa sería la imagen que ilustraría la botella del Santiago Ruiz.

La etiqueta del Santiago Ruiz presenta un mapa dibujado para mostrar a los invitados dónde se celebraba la boda de Isabel, la primera hija de Santiago Ruiz. Un tributo a la historia de la familia.

En 2015, se lanzó el Rosa Ruiz, el primer vino de la bodega diferente del Santiago Ruiz. El nombre es el de la hija más pequeña del fundador, la embajadora de la bodega. Un Albariño 100 %, procedente de las vides antiguas de nuestro propio viñedo de O Rosal, plantado por los antepasados de la familia. Un vino nacido como fruto de la innovación, en homenaje a su infancia, que pasó con su padre en la histórica bodega.

La etiqueta presenta una imagen basada en una foto familiar, en la que padre e hija se encuentran en el balcón de la fachada de la histórica bodega de San Miguel de Tabagón. El color preferido de Rosa Ruiz, el rojo, destaca en la imagen: un color que también está muy presente en toda la bodega.

Una imagen sencilla, pero llena de significado, que también refleja la característica hospitalidad con la que Rosa recibe a los visitantes en la bodega. Un balcón abierto que le invita a entrar en el tranquilo edificio donde se mantiene vivo el legado de Santiago Ruiz.

Mas noticias