Rosa Ruiz, embajadora de las Bodegas Santiago Ruiz

Si algo define a la familia Ruiz, es su pasión por el vino. Un legado heredado de una dinastía familiar que se remonta al bisabuelo de Rosa, que hacía vino a finales del siglo XIX. Una tradición que su padre profesionalizó cuando, en la década de 1980, después de jubilarse, fundó una pequeña bodega junto a la casa familiar en San Miguel de Tabagón, O Rosal.

Sin que prácticamente fuera consciente de ello, Rosa pasó su infancia entre viñedos. Durante los meses de verano, solía viajar de Vigo, donde nació, a la casa familiar en O Rosal. Su abuelo le había dejado a su padre la propiedad en herencia, y allí Rosa y sus hermanas cuidaban las vides y cosechaban las uvas para hacer el vino que se bebía en casa, como si de un juego se tratara.

Años más tarde, en la década de 1980, su padre, Santiago Ruiz, decidió modernizar la bodega, sustituyendo las tradicionales barricas de madera por cubas de acero inoxidable. Un proceso pionero que fue revolucionario en su época, y marcó un antes y un después en la historia de los vinos gallegos. Con tales antecedentes, era prácticamente imposible que Rosa no se dedicara al vino. Una pasión que empezó poco a poco. Primero, fueron los fines de semana que pasaba en la bodega ayudando a su padre con el papeleo, convirtiéndose gradualmente en su asistenta y aprendiendo con él las técnicas y secretos de la producción de vino en O Rosal. Fue un aprendizaje que le infundió un profundo amor y respeto por el vino.

En la actualidad, Rosa Ruiz es la embajadora de marca de la histórica bodega. Una visita con ella al museo del vino, situado en San Miguel de Tabagón, nos recuerda constantemente el importante papel que su padre desempeñó en la creación de la Denominación de Origen Rías Baixas. Es una anfitriona experta, que va conversando amenamente mientras recorre esta bodega calma y tranquila, donde se puede descubrir cómo se hacía el vino tradicionalmente en la región y aprender más sobre el legado de Santiago Ruiz. Durante la visita, Rosa cuenta orgullosa muchas historias interesantes de la vida de su padre, además de mostrar los numerosos comentarios que le han dedicado a lo largo de los años en el libro de visitas.

Rosa Ruiz, un Albariño 100 % procedente de vides antiguas

Los más de treinta años de dedicación total a la bodega bien se merecían un homenaje. Así fue como surgió el Rosa Ruiz, un vino que representa el futuro de la bodega, un Albariño 100 % procedente de las vides antiguas entre las que Rosa jugaba de niña. Un vino blanco lleno de significado, un nuevo capítulo en la historia de esta dinastía familiar dedicada al cultivo del vino a lo largo de varias generaciones.

Mas noticias