NOVATERRA

IMPACTO

Responder a los desafíos del mercado

DESCRIPCIÓN

Desde la Revolución Verde que tuvo lugar en las décadas de 1950 y 1960, la producción agrícola en Europa y en el resto del mundo ha dependido, en gran medida, de productos fitosanitarios. Con el crecimiento de la población, uno de los mayores desafíos consiste en garantizar la producción agrícola, al tiempo que se preserva la sostenibilidad del medio ambiente, especialmente sin aumentar la superficie destinada a fines agrícolas.

Durante su aplicación (2020-2024), NOVATERRA se propone crear un enfoque más holístico para el futuro de la actividad agrícola. El proyecto tiene por objeto reducir la contaminación medioambiental, evitar los daños a la biodiversidad y mejorar la sostenibilidad económica de los agricultores mediterráneos a través del recurso a la agricultura de precisión, la robótica, nuevos productos fitosanitarios naturales y estrategias de gestión de los suelos. Sogrape es la única empresa portuguesa de vinos en el consorcio del proyecto.

En este primer año del proyecto, SOGRAPE ha desarrollado estudios sobre nuevas estrategias en el uso de sustancias que promueven la resistencia natural de la vid para el control del mildiu y el oídio, así como sobre la aplicación de una innovadora formulación biodegradable para la difusión de feromonas de la polilla de la vid (Lobesia botrana) en una estrategia de protección denominada método de confusión sexual.

NOVATERRA aboga por "nuevas estrategias integradas para reducir el uso y el impacto de los pesticidas para la sostenibilidad de los viñedos y olivares mediterráneos". El objetivo general del proyecto es crear un enfoque más holístico para garantizar la seguridad alimentaria y el acceso a alimentos sanos para una población creciente, sin dejar de lado las directivas y prioridades de la UE en materia de uso sostenible de plaguicidas.

Como el propio CEEV (Comité Europeo de las Empresas de Vinos) destaca, «el sector vitivinícola está presente en muchos niveles de la vida europea, contribuyendo significativamente a la sociedad en términos socioeconómicos, medioambientales y sociales: allí donde las vides embellecen el paisaje, el sector del vino proporciona empleo a millones de personas, ayudando a sostener el tejido de las sociedades rurales y manteniendo un modo de vida que es fundamental par la propia noción de identidad europea». Como tal, la Unión Europea es el principal productor, consumidor, exportador e importador de vinos del mundo, representando el 45 % de las zonas vitícolas (especialmente en España, Italia y Francia), el 65 % de la producción (156 millones de hectolitros en 2019), el 57 % del consumo global y el 70 % de las exportaciones a escala mundial.

A través de una serie de estudios de caso en los viñedos y olivares mediterráneos, el proyecto tendrá el objetivo de reducir la contaminación ambiental y los daños causados a organismos no previstos, así como alcanzar una mayor sostenibilidad económica para los agricultores mediterráneos. NOVATERRA está creando una red de partes interesadas, que participarán en el diagnóstico inicial, las reuniones y las sesiones de trabajo con grupos focales, entre otras actividades de exploración, y proporcionarán servicios de consultoría específicos.

NOVATERRA mejorará el nivel de formación de los agricultores implicados en dos de las principales producciones agrícolas de la región mediterránea, contribuyendo así a reducir el desfase educativo entre los agricultores europeos.

Sogrape participará en las fases de pruebas, validación y divulgación de los resultados y de las prácticas recomendadas derivadas del proyecto para los viñedos. El desarrollo de sistemas robotizados para el control de las malas hierbas en los viñedos, con vistas a alcanzar el estatus de «cero herbicidas», es una de las materias de especial interés. Para ello, SOGRAPE probará una tecnología innovadora desarrollada en Portugal por el INESC-TEC, institución con la que ha firmado un protocolo para utilizar Quinta do Seixo como lugar de prueba de soluciones robóticas para la viticultura.

El proyecto recibió un total de 4 884 346,35 millones de euros de financiación, en el ámbito de una subvención para acciones de innovación del programa Horizonte 2020 lanzado por la Comisión Europea. El consorcio de NOVATERRA, liderado por el Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentaria (IRTA, en Cataluña), está compuesto por un total de 19 entidades, que incluyen especialistas de 6 países (España, Portugal, Francia, Italia, Grecia y Bélgica) con diversas formaciones, que crearán, desarrollarán, probarán y explotarán las soluciones.

El proyecto NOVATERRA fue financiado por el programa Horizonte 2020 de la Comisión Europea, con el contrato n.º 101000554.

Proyectos

Un proyecto de Investigación y Desarrollo es un proceso organizado que utiliza la ciencia para probar hipótesis que expliquen un fenómeno o una observación. Los proyectos de I+D de Sogrape crean conocimiento y proporcionan tecnología, permitiéndole liderar los temas en los que identifica sus principales oportunidades de negocio.

Ver todos proyectos