SIGEVIT

IMPACTO

Obtener resiliencia por la gestión de la variabilidad

DESCRIPCIÓN

El Capital Natural representa el conjunto de bienes y recursos naturales de los cuales la sociedad depende y tiene impacto. Las funciones de los ecosistemas, que pueden ir desde el secuestro de carbono a la regulación hídrica o la conservación de la biodiversidad, representan las funciones de producción, regulación y culturales que los ecosistemas proporcionan, así como la posibilidad de cocreación de estrategias entre partes cooperantes. Los servicios de los ecosistemas son el subconjunto de aquellas funciones que poseen utilidad para las actividades humanas.

Los hábitats y ecosistemas más importantes, tanto por la presencia de especies raras y amenazadas, como por la existencia de recursos biológicos valiosos, no se distribuyen de forma homogénea ni suceden de forma aislada de las distintas ocupaciones y usos de datos del territorio. La existencia de gran valor natural (biodiversidad con valor de conservación) o gran valor ecológico (sistemas naturales y recursos silvestres con un valor socioeconómico relevante) puede ser evaluada y mapeada, para optimizar su gestión y promover un uso sostenible.

Tanto a nivel de la agricultura como de la producción forestal o de energías renovables, la necesidad de apostar por la descarbonización y de entender cómo funciona el riesgo ecológico (p. ej.: pérdida de biodiversidad, desregulación de funciones ecológicas de protección de las culturas) y climático (p. ej.: desregulación del ciclo de secuestro de carbono, cambios en los patrones estacionales, incendios forestales, inundaciones y sequías) se hace esencial para planear a corto, medio y largo plazo las diferentes fases de evolución y adaptación del modelo de planificación y gestión.

Los ecosistemas, sean naturales o estén gestionados por las actividades humanas, van mucho más allá del ‘paisaje’, son fuentes de producción de alimentos, agua, bioenergía, entre otros bienes y servicios, así como de la regulación de los ciclos de nutrientes, de las poblaciones de polinizadores y enemigos naturales de las plagas de las culturas, del riesgo de incendios y desastres naturales y son fundamentales para el secuestro de carbono y respectiva mitigación climática. Además de todo esto, todavía nos enriquecen culturalmente, propician experiencias de ocio y aprendizaje y nos inspiran por su belleza y características distintivas. Todos reconocemos que muchos de estos servicios no pueden continuar siendo identificados como externalidades y no valer nada para la economía.

Con este proyecto se pretende realizar un estudio exhaustivo de la biodiversidad y servicios de los ecosistemas para explorar la posibilidad de integrarlos en un sistema de gestión local de las explotaciones vitivinícolas de la empresa, para utilizar la economía de base natural en la planificación y desarrollo operacionales sostenibles de la producción vitivinícola, orientada por los objetivos de desarrollo sostenible de las Naciones Unidas.

Proyectos

Un proyecto de Investigación y Desarrollo es un proceso organizado que utiliza la ciencia para probar hipótesis que expliquen un fenómeno o una observación. Los proyectos de I+D de Sogrape crean conocimiento y proporcionan tecnología, permitiéndole liderar los temas en los que identifica sus principales oportunidades de negocio.

Ver todos proyectos