Madeira

La isla de Madeira es mundialmente famosa por la belleza de su paisaje y sus vinos fortificados, los «Madeira», elegidos por figuras célebres hace siglos y muy reconocidos por su carácter único, caliente y exótico y su extraordinaria longevidad.

En el océano Atlántico, al oeste de la costa de África y a mil kilómetros de Lisboa, la portuguesa isla de Madeira posee unos viñedos pequeños en superficie, pero grandes en dimensión, origen de uno de los principales vinos generosos del mundo. En suelos volcánicos de laderas accidentadas nacen uvas de cepas antiguas que, aliadas al típico secado y envejecimiento en clima subtropical, otorgan identidad a los Madeira, con aromas y sabores intensos y una elevada acidez que les aporta una frescura y longevidad inigualables.